CUANDO SE ORDENA COMENZAR A GOLPEAR Y ENCARCELAR DOCENTES SE HA CRUZADO UN LÍMITE DE LO IRREPARABLE. YO, AMILCAR MORETTI, SOY DOCENTE, SOY MAESTRO DE ESCUELA

CUANDO EN UNA NACIÓN  SUS FUERZAS DE SEGURIDAD  GOLPEAN Y ENCARCELAN MAESTROS Y PROFESORES, A SUS DOCENTES, ALGO HA DEJADO DE FUNCIONAR, ALGO YA NO ES COMO HASTA AYER, ALGO NUEVO SE HA INSTALADO. Y ESO  TIENE EL ROSTRO DE LA CRUELDAD, DE LA PULSIÓN DE MUERTE Y DE LO SINIESTRO. SE HA CRUZADO, VIOLADO EL LÍMITE DE LO IMPREVISIBLE, DE LO IMPENSABLE COMO ALGO POSIBLE.

 

Amílcar Moretti

 

Reprimen a docentes ayer domingo frente al Congreso de la Nación. Acampaban de modo pacífico. y con autorización legal. Foto de www.eldestape.com

Reprimen a docentes ayer domingo frente al Congreso de la Nación. Acampaban de modo pacífico. y con autorización legal. Foto de www.eldestape.com

 

 

 

Reprimen a docentes ayer domingo frente al Congreso de la Nación. Acampaban de modo pacífico. Foto de www.eldestape.com

Reprimen a docentes ayer domingo frente al Congreso de la Nación. Acampaban de modo pacífico. Foto de www.eldestape.com

 

 

LA NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS: ¿A QUIÉN TOCA AHORA?

 

 

   “¿Hay en cuanto a lo político, a lo geopolítico, a lo jurídico, a lo ético, consecuencias, o al menos enseñanzas a obtener  de la hipótesis de una irreductible pulsión de muerte que parece inseparable de lo que llamamos tan oscuramente la crueldad, en sus formas arcaicas o modernas? Más allá de los principios, ¿habría también, a unos pasos más, un más allá del más allá, un más allá de la pulsión de muerte y, por lo tanto, de la pulsión de crueldad?”

 

JACQUES DERRIDA

 

(Pág. 44 de Jacques Derrida en “Estados de ánimo de psicoanálisis”, Editorial Paidós, Buenos aires, junio del 2015. (Colección Biblioteca Fundamental de las Ciencias de la Psicología. Poslacanianos. DIARIO LA NACIÓN, de Buenos Aires)

 

 

                    UNA EXPLICACIÓN

 

 

¿POR QUÉ MATAN PERIODISTAS?

(EN MÉXICO) (agregado de Erótica de la Cultura Magazine)

 

 

Por
Ricardo Alemán

 

http://www.informador.com.mx/mexico/2010/221775/6/por-que-matan-periodistas.htm

 

 

“Los periodistas son desaparecidos, secuestrados o muertos, porque ponen en peligro la oculta complicidad entre autoridades y delincuentes”.

 

           “La interrogante parece ociosa. No lo es, porque cuando el crimen mata a un periodista no sólo ciegan la vida de ciudadanos y trabajadores de los medios, sino que silencia una voz que reporta, documenta, denuncia, revela, señala y critica la virtud y el vicio de todas las formas del poder; sea público, político, religioso, empresarial… y de los poderes fácticos, como el poder criminal.”

 

 

           “El trabajo periodístico produce un bien conocido como información, cuya propiedad es social -es decir, de todos los ciudadanos-, y que al mismo tiempo es la mejor herramienta de todos para exhibir las virtudes y los vicios de todas las formas del poder. Por eso, cuando levantan, secuestran, desaparecen o matan a un periodista -sea del medio que se trate-, a todos los ciudadanos nos arrebatan bienes, derechos y libertades fundamentales en democracia; como el derecho a estar informados y la libertad de expresión”.

 

“¿Por qué matan periodistas? ¿Quién los mata?”

 

 

         “La respuesta a la doble pregunta permite entender que detrás del secuestro, desaparición, levantón y crimen de periodistas se localiza la complicidad indisoluble de criminales y autoridades, cuya sociedad es condición para el florecimiento del crimen. Es decir, que la complicidad de servidores públicos y criminales sólo es posible en la oscuridad, la opacidad, la desinformación… Para esa sociedad, el periodismo es veneno”.

 

 

              “En realidad el ejercicio del periodismo -el que reporta, documenta, denuncia, revela, señala y critica-, es uno de los más peligrosos enemigos de los criminales organizados y sus aliados, los corruptos policías -sean municipales, estatales o federales-, los corruptos alcaldes, gobernadores, diputados locales, federales, senadores o funcionarios del más alto nivel”.

 

 

       “Los periodistas son desaparecidos, secuestrados o muertos, porque ponen en peligro la oculta complicidad entre autoridades y delincuentes. Ahora bien, los periodistas son desaparecidos o muertos por sicarios a sueldo de barones del crimen, mientras sus socios – alcaldes, gobernadores, legisladores o gobernantes en general-, hacen todo para que nadie investigue nada. Eso explica por qué no se aclaran, y menos castigan, narcocrímenes contra periodistas”.

 

 

         “Pero el efecto va más allá. Con balas callan a los periodistas, pero al mismo tiempo los criminales y sus socios pretenden el control de los medios. Quieren que esos medios difundan su mensaje de terror; quieren usar a los medios contra el Estado, contra los ciudadanos. Y no están lejos de lograrlo”.

2 Comments

  1. JUAN SANCHEZ abril 11, 2017 2:00 am  Responder

    AMILCAR, TAMBIÉN SOY MAESTRO (JUBILADO). ME EMBARGA MUCHA INDIGNACIÓN. VUELVEN RECUERDOS DE IDÉNTICAS SITUACIONES (QUE PENSAMOS, TAMBIÉN, SERIAN “NUNCA MÁS) VIVIDAS PERSONALMENTE JUNTO A LOS COMPAÑEROS (MARCHA BLANCA, PAROS POR TIEMPO INDETERMINADO, BONOS, PATACONES, REPRESIÓN, CARGAR CULPAS A LOS DOCENTES, ETC.). FRATERNAL SALUDO. JUAN

    • Amilcar Moretti abril 11, 2017 2:12 am  Responder

      Compañero, en docencia e ideas, el tema me parece grave, por la elección que significa.

      Yo soy maestro normal nacional graduado y ejercí como maestro alfabetizador de adultos durante años. El resto de mi vida lo dediqué al periodismo y a la prensa escrita. Además de docente, siempre fui periodista. Y fotógrafo, esto último más en los últimos años, como autor en fotografía de arte y expresión.

      Un fuerte abrazo y algo (mucho) de desencanto, ira, indignación, energía y ver que todo es un eterno recomenzar, un cíclico reinicio, lo que, tal vez, no sea tan malo, porque junto a las desgracias y retrocesos se renuevan las acciones y se aprende de lo vivido y se intercambia con nuevas generaciones que traen sus pruebas iniciales. Nos toca a nosotros aportar, cuando veamos cabida para ser escuchados, la honesta experiencia, que puede servir para ahorrar pasos o no equivocarse repetidamente en caminos tramposos.
      Un abrazo
      Amilcar Moretti

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *